lunes, 21 de agosto de 2017

Q. Q. Q, #29

Q.Q.Q es una sección original de El blog de Wendy que consiste en realizar tres preguntas (¿Qué he leído?, ¿Qué estoy leyendo? y ¿Qué voy a leer?) a las que responderé una vez cada quince días aproximadamente.

¿Qué he leído?
25757097 22141040

Mi lista de deseos: aunque en general me ha gustado, esperaba un poquito más de este libro y desde luego que no será para mí uno de esos libros que dejan huella. En la reseña (clic aquí) explico con más profundidad lo que me ha gustado y lo que no.

Asedio y tormenta: en teoría tenía que haber acabado este libro hace unos cuantos días con la lectura conjunta en la que participé, pero al final por varios motivos tardé más de lo esperado. Tenía un poco de reparo de que no estuviera al nivel de su predecesor, pero me ha encantado casi tanto como lo hizo aquel.


¿Qué estoy leyendo?
31397808

Me queda menos de una tercera parte para acabarlo y me está encantado al igual que lo hicieron los otros dos libros que tiene esta autora. Sabiendo lo que va a ocurrir (porque es un hecho histórico y porque lo pone en la sinopsis, más que nada), me da mucho miedo el destino de algunos de los personajes. 

¿Qué voy a leer?
25845497

Al igual que con Asedio y tormenta, este libro tendría que haberlo acabado ya en la lectura conjunta. Soy un desastre. -.- En fin, le tengo muchas ganas a esta última parte ya que se ha quedado la historia bastante interesante, y espero que el final no me decepcione.




¿Habéis leído alguno de estos libros? 
¿Qué estáis leyendo?

martes, 15 de agosto de 2017

Reseña: Mi lista de deseos - Lori Nelson Spielman

9565667

Título: Mi lista de deseos
Título original: The Life List
Autor/a: Lori Nelson Spielman 
Saga: 
Editorial: Umbriel
ISBN: 9788492915644
Año de edición: 2015
Tapa blanda, 349 págs.

   

Brett Bohlinger tiene un buen trabajo, un amplio loft, un novio irresistible. Parecería que no puede pedirle nada más a la vida. Pero su madre muere dejando un testamento con una condición única: para recibir su herencia, Brett debe completar la lista de objetivos que ella misma había escrito en un diario íntimo cuando tenía catorce años.

Brett no consigue entender la decisión de su madre. Sus ilusiones de entonces no tienen nada que ver con sus ambiciones a los treinta y cuatro años. Algunas parecen imposibles: ¿cómo puede establecer una relación con su padre, que murió siete años antes? Otros, como ser una maestra maravillosa, le exigirían cambiar toda su vida. ¿Y qué hay de tener un bebé, o tal vez dos? ¿Y de enamorarse?

Pero a medida que Brett se embarca en ese desconcertante viaje en busca de sus sueños adolescentes, va dándose cuenta de que los regalos más maravillosos de la vida tal vez se encuentren en los sitios menos pensados. 


Tras estar cuatro meses con un mismo libro que acabé abandonando a mitad, necesitaba alguna lectura fresca, que me enganchara y que fuera ideal para pasar un rato entretenido… vamos, todo lo contrario a lo que había padecido con el libro anterior. Por eso, como tenía “Mi lista de deseos” pendiente desde hace tiempo, no dudé ni un instante en empezarlo, ya que tenía toda la pinta de que cumpliría con lo que he mencionado.

La verdad es que tiene una premisa que me atrajo en cuanto salió en español: una chica millonaria que acaba de perder a su madre por un cáncer y que, para recibir su herencia, su madre le deja en el testamento un lista de deseos que la protagonista escribió con 14 años y que deberá cumplir ahora si no quiere quedarse en la calle ya que su madre quiere que “conecte” de nuevo con su verdadera personalidad de la que ha ido alejándose con el tiempo.

En primer lugar, he de decir que aunque me ha gustado a grandes rasgos y ha cumplido lo que esperaba de él en cuanto a que fuera una lectura amena, ha habido una serie de aspectos que han hecho que esta novela se me quedara corta y que quizá esperaba otro tipo de libro más alejado del chic lit de lo que me he encontrado.

Por un lado, la trama me ha parecido entretenida e interesante sobre todo por el hecho de ver cómo Brett tenía que cumplir todos los deseos de su lista, teniendo al principio un toque cómico para ir yendo poco a poco hacia una trama más seria y dramática, un poco en sintonía con la evolución de la propia protagonista, que cuando la conocemos es una chica que siempre lo ha tenido todo (o casi todo, menos el amor de su padre) a una chica que ha de salir de su zona de confort y enfrentarse a situaciones que le ayudan a crecer como persona. Es una lástima que haya habido algunas partes de dicha trama que me ha parecido que se solucionaban con demasiada rapidez y he echado en falta algo más de sentimiento en otras.

Hablando de Brett, tengo que decir que tanto ella como el resto de personajes me han parecido un poco frívolos. No porque estén poco desarrollados, ni mucho menos, sino porque me han parecido demasiado superficiales y egoístas. Es cierto que la mayoría se mueven en un ambiente de alta sociedad, pero a veces ciertos comentarios y acciones de algún que otro personaje me parecía demasiado; por no hablar de esa tendencia de la autora de hablar de marcas de ropa, de bebidas, de zapatos, etc, que a mí en particular me daban igual y es una de esas cosas que me acaban cansando y molestando cuando hay un número considerable de marcas en el texto.

Volviendo a hablar sobre Brett, a veces me exasperaba su pesimismo y esa tendencia que tenía de sentirse que ya no tenía una edad para cambiar su vida. Hija, tienes 34, que no eres una adolescente, pero tampoco una anciana ni nadie que no pueda rehacer su vida.

Cambiando de tercio, algo que me ha gustado ha sido que la trama amorosa no es nada predecible, ya que al principio parece muy claro con quién va a quedarse la protagonista, pero termina sorprendiendo algún que otro giro en la historia. Lo malo es que me ha parecido algo precipitado al final.

Por último, el estilo de la autora es bastante correcto, sin demasiados adornos ni florituras que ralenticen la lectura y, además, el ritmo de la novela es ágil, por lo que es un libro ideal para leer durante esta época de verano si buscáis algo sin mucha complicación (aunque he de confesar que hubo una parte hacia la mitad que se me atragantó un poco, pero creo que fue más por el hecho de que no tenía apenas tiempo para dedicarle al libro).

En definitiva, “Mi lista de deseos” ha sido una lectura agradable de la que quizá esperaba un poquito más de profundidad, pero aun así me quedo con ese mensaje que ofrece al lector acerca de que de vez en cuando es bueno salir de nuestra zona de confort para saber realmente quiénes somos. 


Lo mejor: historia amena, con un gran mensaje y bastante impredecible, y evolución de la protagonista

Lo peor: personajes algo egoístas, abundancia de marcas, trama amorosa un poco precipitada y falta algo más de sentimiento en algunas partes


Primer capítulo del libro: click aquí.

Lori Nelson Spielman ha publicado además de "Mi lista de deseos" otro libro que en español se titula "Dulce perdón", y cuya portada y sinopsis son las siguientes:
27771396
Hannah Farr es una presentadora de éxito en la ciudad de Nueva Orleans, tiene su propio programa y cuenta con una audiencia fiel. Su vida sentimental, tampoco va nada mal, sale con un hombre cotizado, nada más y nada menos que con el alcalde de la ciudad.Todo parece ir por buen camino, hasta que aparece Fiona Knowles, una abogada de 34 años, que acude a su programa como la mujer del momento. Su revolucionaria idea a la que ha llamado las Piedras del Perdón está causando furor en todo el país. El planteamiento es sencillo. Escribir una carta en la que se incluyan dos piedras y se le pide al destinatario dos cosas muy sencillas: que le perdone y que a su vez pida perdón a otra persona.
Ellas ya se conocen del Instituto, incluso Fiona ya le ha enviado las piedras a Hannah… pero ahora Hannah tiene que pedir perdón a alguien y a quién mejor que su madre, a la que no ve desde los dieciséis años. Ante la presión televisiva, Hannah tendrá que enfrentarse a un pasado que ya creía cerrado… pero lo que nunca imaginó es que durante su viaje público del perdón tuviera que tomar difíciles decisiones para emendar agravios pasados y así recuperar la tranquilidad necesaria; aun a riesgo de perder una vida que creía auténtica.



¡Nos leemos!